miércoles, 12 de septiembre de 2018

Lactancia materna y diabetes del bebé


El bebé diabético puede y debe mamar como cualquier otro bebé.

El diagnóstico de diabetes mellitus tipo 1 en el bebé es un shock para los padres.  Mayor cuanto más pequeño es el bebé.

Los padres y cuidadores, así como familiares, deben estar bien informados de cómo actuar en casos de hipoglucemia y saber administrar el glucagón si fuera necesario.
Glucagón
(hormona cuya función es estimular la producción de glucosa por el hígado, aumentando así la glucemia)

No vamos a hablar de aquí de cómo hacer el diagnóstico. Sólo decir que es aconsejable que el bebé diabético sea amamantado, y continúe amamantando cuando llegue el diagnóstico.

El bebé necesitará más controles de glucemia, y una monitorización continua. Afortunadamente existen glucómetros y bombas de insulina que en casos de bebés ya cubre la seguridad social y cada día hay más avances. Cuando en casa empezamos con la insulina, teníamos que hacer la mezcla de rápida-lenta nosotros mismos y se usaban unas jeringuillas desechables. Afortunadamente ahora hay "bolis" que se pueden llevar fácilmente a cualquier sitio, que además son discretos y manejables. Hay bombas de insulina, sensores que miden durante semanas sin necesidad de pinchazos, y aplicaciones de móvil para gestionar las gráficas, o para seguir las glucemias propias o de otra persona… Muchos avances. Y habrá más cada vez.

Reitero que la formación de los padres es muy importante. Luego el bebé crece y con la edad aprenden a gestionar muy bien su propia enfermedad. Y se convierten en niños y adolescentes responsables. Pero hasta entonces es la familia quien lo debe hacer.

En cuanto a la lactancia, la leche materna es desde luego el mejor alimento que un bebé puede tomar, y si es diabético más aún.

Como la teta no es transparente no sabemos la cantidad que toma el bebé. Esto para los padres del bebé puede resultar muy agobiante, puesto que la cantidad de insulina que hay que administrar depende de la cantidad de hidratos ingeridos. Ante esta cuestión muchas veces se recomiendan dobles pesadas o suplementos de biberón, u horarios rígidos de tomas,  o peor aún, dejar la lactancia materna para hacer sólo artificial controlando las cantidades ingeridas. Es un gran error, pues no hay alimento de mayor calidad que la leche materna. Y es ilógico sustituirlo por otros de peor calidad sólo por controlar las cantidades. Con el riesgo añadido y demostrado de la leche artificial.

Es mucho mejor hacer más controles de glucemia y que la lactancia sea a demanda, tal y como debe ser siempre. Incluyendo las tomas nocturnas, que ayudarán a evitar las hipoglucemias.

Evidentemente el bebé diabético estará llevado por un pediatra especialista y los padres han de estar muy bien instruidos.

Algo importante que no debemos olvidar, está ampliamente demostrado que la LM previene la aparición, tanto de DM tipo 1 (por una menor agresión al sistema inmune desde la infancia al evitar los azúcares de la leche artificial) como de la tipo 2.

Distintos tipos de insulina


Comparte por:

1 comentario:

  1. 1 año y 9 meses después del nacimiento de nuestro pequeñajo, je, je. Sigo leyendote entusiasmado y sigo peleándome e intentando ayudar a mamas y papas con los que coincido diciendoles q hay especialistas en lactancia!!!! Ante su incredulidad!!!!! Parezco el Papi friki!!!! Mi mujer sigue dandole el pecho y come de fábula y no está entetado!!!! Sabe que mama es tetita y sabe cuando no esta.
    Muchas horas de lectura de tu blog y de un par de libros de Carlos Gonzalez han hecho hasta el momento la paternidad super interesante e intensa! Pero genial!! Yo soy deportista de semi elite y se q todo requiere técnica y voluntad. La técnicas la pusiste tu, yo solo voluntad.
    Muchas gracias '

    ResponderEliminar