miércoles, 12 de septiembre de 2018

Lactancia materna y diabetes en la madre


En la diabetes tipo 1 (DM 1) el páncreas no produce insulina, que es la hormona que ayuda a que la glucosa penetre en las células para suministrarles energía.  La mujer con diabetes tipo 1 también puede y debe dar el pecho, como todas las mujeres.

Lo deseable sería que el embarazo fuera planificado para asegurar un buen control pre-embarazo de glucemia con valores de hemoglobina parecidos a los de las personas no diabéticas. Es aconsejable llevar una bomba de insulina y aumentar hasta 8 ó 10 los controles diarios para evitar los posibles problemas que las hipoglucemias o hiperglucemias pudieran ocasionar en el feto.

En cuanto al parto, aunque no hay impedimento para tener un parto vaginal si todos los controles fetales y maternos están bien, en la práctica se realiza cesárea en la semana 38 en muchos centros.

Hay que tener en cuenta que la diabetes es una de las causas que retrasan la lactogénesis, es decir, la "subida" (o "bajada", según zonas geográficas) de la leche. Si añadimos que como digo suelen ser cesáreas con protocolos de separación madre-bebé, que puede haber problemas de peso del bebé (por mal control, por el adelanto del parto o por tendencia a ser bebés grandes), hay muchas papeletas de que la lactancia no empiece bien. Siempre se debe iniciar lactancia materna de forma precoz y frecuente, pero en este caso con mayor motivo.

En casa somos diabéticos, sabemos lo que es. Y como profesional atiendo a mujeres diabéticas con frecuencia. Siempre aconsejo la consulta prenatal con la IBCLC para valorar las opciones que tenemos y llevar la lactancia lo mejor posible. Recuerda que cuanto mejor empiece, mejor irá. Y la lactancia comienza en el minuto 0 de vida, o debería al menos.

Es recomendable acudir a consulta al menos unas semana antes de la FPP. Cualquier mujer debería tener una consulta prenatal de lactancia en la que informarse de qué esperar, en la que se valore el pecho y salud de la mujer, y las expectativas. Pero además en las mujeres diabéticas (así como en mujeres con obesidad, casos de reducción o implante mamario, problemas de tiroides, hormonales…) la cita prenatal es si cabe más importante.

Todas las mujeres diabéticas que he atendido han acudido con una bomba de insulina y con sensor glucómetro, con controles bastante buenos. Suelen ser embarazos deseados, buscados y muy medidos y en madres con cierta edad, que saben lo que quieren y se cuidan tanto o más que el resto de mujeres no diabéticas.

Uno de los temas que abordamos es la opción de la extracción prenatal de calostro. Pues sabemos que en las mujeres con diabetes tipo 1 la lactogénesis (subida de la leche) suele tardar más en producirse.

Teniendo en cuenta que lo más probable es que haya separación madre-bebé durante unas horas (a veces muchas) y no se hace ese primer agarre espontáneo en la primera hora, el bebé tampoco puede iniciar la lactancia como es debido. Añadimos la administración de medicación a la madre durante el parto y a veces la administración de sueros o biberón al recién nacido… y esto provoca que tengan un mal agarre y confusión. Entramos en un círculo vicioso de dolor, mal agarre que provoca grietas y más dolor, escasa o lenta ganancia de peso y en consecuencia baja producción. Además las mujeres diabéticas pueden tener mayor riesgo de grietas y mastitis, con lo cual el apoyo es fundamental desde el principio para evitarlo.

A veces esta situación se alarga durante días, incluso semanas, por no disponer de ayuda en el hospital. En ocasiones además no sólo no hay ayuda sino que hay verdaderas zancadillas en forma de malos consejos de profesionales sin actualizar en lactancia o con ciertos prejuicios, poco apoyo, o biberones… Por eso es tan importante la información y preparación previa.

Si eres diabética y estás embarazada o planeando el embarazo, mi consejo es acudir a una consulta profesional para despejar todas las dudas posibles y recibir apoyo necesario para empezar la lactancia de una forma estupenda. Si evitas los problemas al principio, luego será todo más fácil.

Tengo actualmente en seguimiento varias mamás con diabetes con lactancias formidables. Por ejemplo acude a mi consulta una mamá diabética que ha empalmado las lactancias de dos hijos, lleva 6 años lactando de forma ininterrumpida, dos de ellos en tándem.

Señalar que el requerimiento de insulina post-parto suele descender y aumenta la necesidad de calorías. Hay que vigilar las hipoglucemias (el famoso "bajón") pues inhiben la producción y eyección de la leche. O que en ocasiones después de algún episodio de hiperglucemia el bebé puede hacer cacas verdes explosivas.

Y algo importante que no debemos olvidar, está ampliamente demostrado que la lactancia materna previene la aparición, tanto de DM tipo 1 (por una menor agresión al sistema inmune desde la infancia),  como de la tipo 2.

En el caso de la DM 1, en personas con predisposición genética (esto sólo se puede saber por estudio de HLA, no por tener antecedentes familiares), sólo el 10 % desarrollan DM, y son, en su mayoría, los que han padecido agresiones al sistema inmune desde la infancia: infecciones víricas, introducción temprana del gluten, exposición temprana a las proteínas de la leche de vaca... de ahí la importancia de que la lactancia materna sea exclusiva.

¿Eres diabética y amamantas? ¿Quieres contar tu experiencia a otras madres? Puedes dejar un comentario o escribirme a asesoradelactancia @hotmail.com (sin espacios)



Comparte por:

No hay comentarios:

Publicar un comentario