viernes, 20 de noviembre de 2020

Hoy recomiendo...

Hoy una lectura imprescindible para futuras madres y padres, pero también para personal sanitario en contacto con el recién nacido. 

El doctor Adolfo Gómez Papí, reconocido neonatólogo, nos habla desde el embarazo hasta los primeros meses sobre la crianza con apego y la lactancia materna. Piel con piel, los secretos de una crianza feliz.



¿Ya los ha leído? Déjanos tus comentarios.

¡Lo comparto!

miércoles, 11 de noviembre de 2020

Hoy recomiendo...

Hoy traigo dos recomendaciones. Una lectura imprescindible para las familias, madres y padres interesados en saber sobre la crianza de sus hijos. Y unas mascarillas solidarias para protegernos del COVID-19.

El tono de humor y desenfadado se aleja de los típicos libros sobre crianza y maternidad, a la vez que informa alto y claro y con evidencia científica de todas esas cosas que nos preocupan a los padres y las madres, sobre todo a los primerizos.

Te va a encantar.


El moco radiactivo

  • En segundo lugar, os recuerdo que Boticaria está llevando a cabo un precioso proyecto de #mascarillassolidarias, mascarillas higiénicas reutilizables homologadas por norma UNE0065:2020.  Es un proyecto solidario que surge de la colaboración de un equipo formado por Boticaria García, Moda Ángel Iglesias, tejidos Textil Manly, diseño Alfaro Cuevas y coordinación de Bag&Block. En pocos meses se han donado ya 100.000 euros a UNICEF, AECC (asociación española contra el cáncer) y FESBAL (federación española de bancos de alimentos).

¿Os cuento un secreto? Confieso que las tengo casi todas, son muy cómodas y sobre todo preciosas. Y siendo solidarias, pues perfectas, ¿no? #

#zorromostro


#botiflower

#cielodezamora




¡Lo comparto!

Día Mundial de la Diabetes, 14 de noviembre


El 14 de noviembre es el Día Mundial de la Diabetes. ¿Por qué es este día? Porque fue el día de nacimiento del médico que salvó la vida de los diabéticos.



Frederick Grant Banting nació el 14 de noviembre de 1891. Sus investigaciones sobre las secreciones del páncreas le permitieron descubrir la hormona insulina en 1921 y, en consecuencia, salvar la vida de miles de personas afectadas por la diabetes.
Millones entonces. Y millones en el futuro.
Evidentemente no lo hizo solo. Un joven estudiante Charles Best, le ayudó a realizar sus investigaciones. Y los medios para poder hacerlo los puso John James Richard Macleod, que realmente no realizó investigación. Sólo fue quien le proporcionó al estudiante en prácticas (Best), un minúsculo laboratorio y 10 perros que eran sus “conejillos de indias”. Sin embargo repasando la historia, el premio Nobel de Fisiología y Medicina (1923) se lo dieron a Banting junto con Mcleod, dejando de lado a su ayudante Best que realmente sí participó en las investigaciones.
Pero Banting era buena persona y dicen que el premio en metálico lo compartió con él, con Best, aunque la historia no reconociera el Nobel para él.

INSULINA
La insulina  no es realmente una cura, sino un tratamiento que permite salvar la vida de los pacientes. Un tratamiento de por vida.
Es una hormona formada por un total de 51 aminoácidos. Su principal función es que el nivel de glucosa en la sangre se mantenga por debajo de unos límites.
Los niveles de azúcar en sangre en una persona sin diabetes están entre 80 y 120/140, aunque no es lo mismo la medición en ayunas que después de haber comido. Moviéndonos en ese rango no hay problema. Pero cuando hay hipoglucemia (por debajo de 80) o hiperglucemia (por encima de 140) es cuando tenemos que tener cuidado.

TIPOS DE DIABETES
Existen varios tipos de diabetes, y además otras enfermedades relacionadas con el metabolismo del glucógeno, como la glucogenosis de la que ya os he hablado.

1-. En la diabetes tipo 1 el propio cuerpo ataca y destruye las células beta del páncreas, que son las que producen la insulina. Es una enfermedad con la cual el paciente deja de producir insulina en un breve espacio de tiempo. Suele iniciarse durante la infancia y adolescencia.
2.- La diabetes tipo 2 es la forma de diabetes más frecuente en personas mayores de 40 años. Se la conoce también como diabetes del adulto, aunque está aumentando mucho su incidencia en adolescentes e incluso pre-adolescentes con obesidad. En este tipo de diabetes la capacidad de producir insulina no desaparece pero el cuerpo presenta una resistencia a esta hormona. En fases tempranas de la enfermedad, la cantidad de insulina producida por el páncreas es normal o alta. Con el tiempo la producción de insulina va disminuyendo. 
3.- Además todas conocemos la diabetes gestacional, que sería la intolerancia a la glucosa durante el embarazo, que puede ser debida a múltiples causas, y que a veces, con el tiempo puede derivar en una diabetes tipo 1. (Diabetes y lactancia son compatibles. Tanto si la mamá es diabética, como si lo es el bebé. Puedes pedirme todo tipo de información y ayuda al respecto).
4.- Otras diabetes menos escuchadas son la diabetes MODY (Maturity Onset Diabetes of the Young (diabetes de la edad madura que se presenta en el joven), que puede parecerse más a la tipo 2, pero no se trata de lo mismo.
5.- Tenemos diabetes relacionada con Fibrosis Quística (DRFQ).
6.- Y diabetes secundaria a medicamentos.

No hablaré de ellas, que me desvío mucho del tema, aunque me apasiona.

TIPOS DE INSULINA
Actualmente existen tres tipos de insulina según su actuación: acción rápida (lispro, aspart, glulisina...), acción intermedia (NPH...) y acción prolongada (glargina, determir...) según la temporización de su acción sobre el cuerpo, lo rápido que empiezan a actuar, cuándo tienen un efecto máximo y cuánto tiempo actúan.
La insulina está disponible desde 1925. Banting hizo las pruebas en un hospital donde había decenas de niños en coma esperando la muerte. Empezó a inyectar al primero de la fila de camas, y cuando llegó a la última cama el primero ya se había recuperado. ¡¡Fantástico!!




LA CASA DE BANTING
Volviendo al Día Mundial de la Diabetes, os cuento que la casa donde Frederick Banting dedicó tanto tiempo al estudio del páncreas es un lugar de peregrinación para cientos de turistas diabéticos de todo el mundo que aún dejan cartas para agradecer un descubrimiento que les cambió la vida. Espero que el Covid-19 nos deje volver a viajar y visitar la casa de Banting pronto. 
La Casa Banting es un sitio histórico localizado LondonOntarioCanadá.



Casa-museo de Banting, descubridor de la insulina

Cuando empezó mi relación con la diabetes, en la adolescencia, ni siquiera había oído hablar de ella. El diagnóstico fue rápido, igual que hoy en día, por desgracia sin pretenderlo, vistos los síntomas de algunas personas cercanas, he sido yo quien les ha dado la mala noticia: “vete a tu médico que tiene toda la pinta de que tienes diabetes”. Y me ha pasado ya varias veces. Cada vez hay más diabetes por cierto…
Os puedo contar que era navidad y después de semanas de malestar y cansancio sin encontrar el por qué, un día en el cine en una película de 2 horas de duración, hubo idas y venidas al baño como 4 o 5 veces. Sed, cansancio, decaimiento, malestar, flojera… no sé cómo llamarlo. Y a pesar de ir al gimnasio, cada vez más débil y con menor peso. En cuanto pasaron los días de fiesta, el médico a la primera supo qué era.
Los análisis lo confirmaron. Bajón...
Empieza la educación diabetológica. Pero no era como ahora. La enfermera en la consulta te da dos nociones y poco más. Ahora hay enfermeras especializadas y hacen unas clases magníficas con los debutantes.
“Vente a pincharte al centro de salud durante unos días hasta que vayas aprendiendo”.
Pues no, a pincharse desde el primer momento en casa. Si hay que aprender, que sea ya. No lo niego, fue muy muy duro.
Por entonces las insulinas venían en viales y había que usar jeringuillas. Los medidores eran lentos (45 segundos o más) y necesitaban mucha cantidad de sangre.
Ahora el medidor tarda 3 segundos y apenas necesita una gotita de sangre. O un sensor en el brazo evita muchos pinchazos, y las insulinas van en bolis que son hasta bonitos. Y hay bombas que suministran la insulina.
En estos 30 años que llevo relacionándome con la diabetes, afortunadamente ha habido muchos progresos médico-científicos y espero que continúe habiéndolos.
Le estoy agradecida a Banting y a Best y a todos los científicos que cada día investigan esta y otras enfermedades. Chapeau! Me quito el sombrero ante vosotros

Y aquí os dejo una foto haciéndome un control, con una preciosa manicura por cierto. ¿La has visto en mi instagram personal?






















He escrito sobre diabetes también aquí, pincha.


Comparte por:

jueves, 22 de octubre de 2020

MÁS SOBRE LAS PEZONERAS DE PLATA

Hace tiempo escribí mi opinión profesional como experta en lactancia, (reconocida por una titulación internacional, con miles de horas de experiencia), y bajo evidencia científica, sobre las pezoneras de plata.

Puedes leerlo aquí. En este blog escribo de lo que quiero y le doy a veces un tono sarcástico, lo reconozco. Es mi blog al fin y al cabo. Pero la información sobre lactancia está más que contrastada.

Hace poco volví a recibir un par de comentarios de la misma persona, con toda probabilidad un vendedor de este producto, diciendo que mi opinión era demoledora y radical, y preguntándose si había tenido opción de probarlas y ver de cerca el resultado... Sí querid@ amig@, sí, sé de lo que hablo. No he tenido que gastarme el dinero en ello afortunadamente, pero sí lo habían hecho mujeres que han venido a mi consulta. Con sus pezones destrozados pensando que ese objeto de plata sería buena cosa. Y no, no es buena cosa. Porque las grietas ni se previenen ni se curan con eso. Ya lo expliqué.

Hay que ver cuál es la causa de la grieta: un frenillo lingual, una mala succión por problemas mecánicos o físicos, una mala técnica, un mal extractor... y ninguna de ellas se cura ni se previene poniendo una pezonera rígida metálica que impide la aireación y promueve la humedad.

Comprendo que el productor quiera venderlo, es su negocio. Pero no es útil para la lactancia ni para curar o prevenir nada.

Y no sólo lo digo yo. Hasta Boticaria García, excelente divulgadora, habló de ellas por la misma época (que debió de ser cuando se paseó el comercial por nuestros despachos). Ella lo explica mejor que yo aquí.

Me parece curioso que en su comentario el comentario dicho comercial diga que todas la reviews son positivas, porque las experiencia de las asesoras e IBCLC es exactamente la contraria.

En cualquier caso, si estás pensando en comprarlas, infórmate bien primero. ¡Que no te engañen!

Usar pezoneras de plata no sólo no merece la pena sino que es desaconsejable ya que impide la correcta transpiración del pezón.


Compartir

jueves, 3 de septiembre de 2020

Hipogalactia

Ya hemos hablado de hipogalactia o baja producción de leche en varias ocasiones.

Por ejemplo aquí y aquí.


Os dejo ahora un mapa conceptual.


De verdad, si crees que tienes poca leche, por la razón que sea... Si notas que tu bebé se queda con hambre, quiere más, que no es suficiente con el pecho... Cualquier sensación que puedas tener seguramente tenga una causa y se podrá arreglar.

No lo dejes para el último momento, no sufras probando consejos de unos y otros, pide ayuda a un profesional, que estamos para ayudar.



Compartir

lunes, 31 de agosto de 2020

Deposiciones normales del bebé

Los pises y deposiciones del bebé nos pueden resultar muy útiles para saber si el bebé está tomando leche suficiente, si se está alimentando bien.

El peso es una de los datos más objetivos, un dato numérico y fácilmente evaluable. Pero no olvidemos que hay que tener en cuenta más factores.

Sobre todo desde que nos dan el alta recién paridas hasta que tenemos la primera consulta con el pediatra, podemos tener dudas de si se está alimentando bien o no. A veces pueden pasar 10-15 días hasta que nos vuelve a ver un pediatra o matrona, hasta que le vuelven a pesar, y si en ese tiempo no ha ido bien la cosa, igual tenemos a un bebé que se está alimentando poco...

¿Cómo saber que todo va más o menos bien?

Por la orina y cacas del bebé puedo tener una buena pista.

Si estás haciendo un número de tomas alto, entre 10 y 15, aunque a veces no sabemos ni cuándo empieza ni cuando acaba porque parecen empalmarse unas con otras… Si no hay grietas o dolor y las caquitas y pises del bebé son como la tabla de abajo, todo va bien.

Pero recuerda, si hay dolor, heridas o grietas, es que algo no marcha. Y recuerda cuanto antes pongamos solución, más fácil será. Confía plenamente en los profesionales de la lactancia, y no lo vayas dejando. No es raro que la mamá acuda al especialista cuando ya no puede más y ha probado todas las demás opciones, y/o mejunjes varios recomendados por vete a saber quién…

Mi lema es que TODO TIENE SOLUCIÓN, todo. Pero cuando hay un problema hay que buscar la solución lo antes posible porque si no es así, tenemos un problema agrandado, que provoca un problema más, y éste otro, y así sucesivamente.

Os dejo una tabla con las micciones y deposiciones que se consideran normales en los primeros días. Recuerda, mientras no haya dolor ni heridas ni otras patologías detectadas.


Las micciones del bebé

El primer día de nacido puede hacer un solo pis y sola caca, que sería meconio.

El segundo día dos pises y dos veces caca, también meconio.

A partir del cuarto día ya serían cacas de transición, verdosas, hasta que iría apareciendo la típica caca amarilla color mostaza, como con grumitos, que hará casi en cada toma, muchas veces al día, hasta más o menos el mes y medio que reducirá el número.

Puede estar incluso una semana o dos sin hacer caca. Y ojo, no se trata de estreñimiento, sino de un cambio normal debido al cambio en la composición de la leche que acontece en esa etapa.

El estreñimiento no se define por el número de deposiciones, sino por su consistencia. Si hace bolas gordas y duras, está estreñido. Eso es una enfermedad, porque la bola casi no cabe por el agujero, y por tanto produce dolor, y puede provocar hemorroides (almorranas) y fisuras anales (pequeñas heridas sangrantes). Hacer bolas duras es estreñimiento, aunque se hagan tres veces al día. Si está estreñido, voy al médico. Pero si la caca es blanda aunque sólo haga una a la semana, está todo bien. 

Compartir

jueves, 27 de agosto de 2020

HIPOGALACTIA

 ¿Qué es la hipogalactia?

Es la baja producción de leche. Por su significado. Pero aquí la cuestión es si es real o no.

Porque muchas mamás tienen la sensación de tener poca leche (hipogalactia) pero es simplemente por una diferencia entre las expectativas y la realidad. O puede que tengan una percepción de poca producción por otros motivos.

A veces sí es verdad que están produciendo poca leche, pero porque hay interferencias de las que no se están dando cuenta casi seguro, y en el momento en que esas interferencias desaparecen, aumenta la producción. Esto sería una hipogalactia secundaria, y por tanto reversible. No es una hipogalactia verdadera.

Porque casos verdaderos de hipogalactia, sin que sea una falsa percepción y sin que haya una interferencia, hay realmente muy pocos.

HIPOGALACTIA SECUNDARIA-producida por causas reversibles

¿Cuáles son esas interferencias de las que hablo? (Interferencias que causan hipogalactia secundaria)

  • El chupete, porque puede hacer que el bebé gaste calorías y se canse chupando un objeto del que no sale nada. Y luego a la teta no le queda fuerza.
  • El biberón, ese biberón de apoyo, de ayuda o como lo queramos llamar. Si le damos un biberón después de la toma (o antes) porque nos parece que se queda con hambre, es una cantidad que dejo de producir para la siguiente toma. Un biberón es el camino a otro biberón, un círculo vicioso que hace descender muy rápidamente la producción.
  • El reloj, porque hacer tomas mirando el reloj es un error. No hay que esperar equis tiempo entre tomas ni estar equis tiempo en cada pecho. La lactancia es a demanda, es decir, sólo el niño sabe cuánto quiere comer y cuándo. Pueden pasar diez minutos desde que terminó, o pueden pasar dos horas… sólo él sabe cuándo tiene hambre.
  • La distancia. A la hora de dormir por ejemplo, si no colechamos es muy probable que nos saltemos tomas simplemente porque no sentimos al bebé tan cerca y estamos menos atentos a sus señales. O si hay una separación por causas médicas u otras…
  • Los comentarios y consejos de nuestros allegados. Que no son con mala fe (normalmente, que hay de todo…) pero pueden llegar a hacer mucho daño, sobre todo en el estado tan sensible en el que nos encontramos después del parto, ocurriendo más si cabe en el post-parto del primer hijo.

Pero todas estas causas de hipogalactia secundaria pueden desaparecer, y por tanto podemos recuperar la lactancia. Todas tiene solución, se puede arreglar. (Lee aquí cómo relactar)

FALSA HIPOGALACTIA

Antes de hablar de la verdadera hipogalactia, hay que comentar un par de casos que pueden parecer hipogalactia pero no los son, o más bien esa hipogalactia es pasajera, temporal.

En mujeres diabéticas, en mujeres obesas y en mujeres con ovario poliquístico, puede retrasarse la lactogénesis o subida de la leche. Y eso puede hacernos pensar en hipogalactia. Pero suele ser temporal, sobre todo si no se interviene con interferencias de las arriba comentadas. Es recomendable en estos casos tener un buen apoyo profesional para explicar a la madre cómo solucionarlo.

VERDADERA HIPOGALACTIA

Entonces, ¿la verdadera hipogalactia cuándo ocurre?

  • Retención de placenta. A veces ocurre tras el parto.
  • Síndrome de Seehan, que es una hemorragia severa que puede afectar a la hormona de producción de leche.
  • Hipoplasia mamaria. Ojo, que no hablamos solamente de pechos pequeños sino pechos con poco tejido glandular. Un pecho normal tiene tejido glandular y grasa. Los pechos pequeños normalmente tienen bien las glándulas, pero tiene poca grasa. No hay problema para el amamantamiento. Pero en los pechos pequeños sin tejido glandular sí podemos apreciar una serie de características que nos pueden dar pista: son mamas muy separadas entre sí, suelen tener forma tubular, suelen ser asimétricos y el pezón y la areola parecen muy grandes en relación al pecho.

 


  • Alteraciones hormonales sin tratar, sobre todo relacionadas con la tiroides. Cuidado con el hipotiroidismo.
  • Cirugía de mama de reducción o aumento. En el caso de aumento de pecho, depende de cómo se ha ya realizado el implante y el tiempo transcurrido. Si hay hipogalactia o no dependerá del tipo de intervención.Sin embargo, en las reducciones de pecho sí vemos con más frecuencia la existencia de hipogalactia porque se han visto afectados los nervios y los conductos. En cualquiera de estos casos, estar apoyada por un profesional cualificado en lactancia será de gran ayuda. La lactancia puede ser posible si estás bien asesorada. (La mastectomía no imposibilita la lactancia en el otro pecho)
  • Medicación: existen ciertos medicamentos que pueden reducir la producción de leche. De hecho las mujeres que no desean dar el pecho toman "las pastillas para cortar la leche" en el post-parto inmediato, que son inhibidores de la prolactina. También hay algunos anticonceptivos con estrógenos que pueden afectar a la producción de leche. Por eso no se puede tomar cualquier anticonceptivo en el post-parto.
  • Algunos trastornos alimenticios que se hayan podido dar en etapas pasadas (adolescencia) y hayan ocasionado falta de menstruación sí pueden haber hecho que el pecho no se desarrollara correctamente. Por lo demás, la alimentación no hace que tengamos ni más ni menos leche. Son todo falsas creencias.
  • Golpes fuertes, accidentes, contusiones u operaciones en la zona de las costillas pueden haber causado daños en los nervios que inervan el pecho, y por tanto obstaculizar o incluso impedir la lactancia. He tenido alguna madre con hipogalactia verdadera que nos costó mucho encontrar la causa hasta que no mencionó que practicaba en su juventud artes marciales y había tenido varios golpes muy fuertes en el costado bajo el pecho.


Aun así, y como yo siempre digo, TODO TIENE SOLUCIÓN. Con el asesoramiento y apoyo adecuado y temprano, incluso desde antes de dar a luz, siempre es posible la lactancia, aunque sea una lactancia mixta. Unas gotas de leche siempre serán mejor que ninguna.

 

Somos mamíferos. 

Lo normal es que podamos amamantar perfectamente.



Compartir

martes, 25 de agosto de 2020

RELACTAR

 RELACTACIÓN, ¿qué es?

Hay veces que sin querer salimos del hospital recién paridas dando biberón. O por el miedo o el desconocimiento o la falta de apoyo, o la razón que sea, parimos y hemos decidido no dar el pecho. Porque te han dicho que no puedes, porque no quieres, porque lo has intentado y dolía, porque el bebé ha perdido mucho peso y te han aconsejado pasar a biberón, porque te han dicho que en tu familia no hay leche o nadie ha podido amamantar, porque nadie te ha echado una mano …

Puede que quisieras dar pecho pero te hayas visto superada por la situación, el cansancio, el dolor, comentarios y visitas no deseados, poco apoyo profesional...

Puede que no haya sido cosa tuya, sino fuerza mayor por alguna enfermedad, del bebé o tuya, porque os han separado al nacer…

O quizá has adoptado un bebé y te planteas darle pecho…

O tal vez quieres amamantar para ayudar a una amiga o familiar… Hay abuelas que han relactado para poder amamantar a sus nietos por problemas de la madre. O hermanas que ayudan amamantando a sus sobrinos. O a veces otros motivos como ofrecer leche materna a familiares enfermos.

En todos estos casos siempre es posible conseguir una producción de leche, incluso aunque no hayas parido, por ejemplo, para las adopciones. Fíjate, si es posible inducir una lactancia en caso de adopción sin haber gestado, más fácil es si sí has parido y quieres retomar la lactancia, aunque haya pasado tiempo: días, semanas, incluso meses o años.

Evidentemente será más sencillo cuanto menos tiempo haya pasado. Y hay que tener en cuenta las circunstancias. Pero es perfectamente posible.

Hay varios factores en la madre que pueden afectar al éxito de una relactación o una inducción:

  • Que la madre biológica o adoptiva tenga un fuerte deseo de amamantar al niño.
  • Que haya una correcta y adecuada estimulación del pecho y del pezón. 
  • Que la madre cuente con un buen sistema de apoyo, que la ayude y refuerce su confianza.
  • Grado de información.
  • Si has tenido un parto o no, y si has amamantado antes o o no.

Y en el niño influirán estos factores:

  • Su disposición a mamar.
  • Su edad.
  • El tiempo que haya pasado desde que dejó de mamar (si es que lo hizo).
  • La forma cómo se haya alimentado mientras no amamantaba. El biberón nada tiene que ver con el pecho y a veces niños acostumbrados al biberón no consiguen saber mamar del pecho. 

Siempre es posible la relactación, aunque va a requerir un esfuerzo por tu parte. Si estás dispuesta con ayuda y seguimiento profesional te será más fácil. Te apoyo y guío en tu relactación.

 

¿Qué necesitamos?

Fundamentalmente se trata de producir leche y de que el bebé se agarre al pecho para obtener esa leche.

AUMENTAR PRODUCCIÓN

Existen distintas técnicas de extracción para estimular correctamente los pechos.

Ten en cuenta también que las hormonas jugarán su papel. Y para ello además disponemos de medicación, los galactogogos.

Entre el segunda y el sexto día ya podemos obtener las primeras gotas, lo cual motiva mucho para seguir.

La leche que tome artificial se podrá ir sustituyendo poco a poco por la leche extraída.

 

AGARRE AL PECHO

Si el bebé ha amamantado y ha pasado poco tiempo desde que lo ha hecho será más fácil que si nunca lo ha hecho. Pero aunque no se agarre al pecho siempre es recomendable hacer piel con piel el mayor tiempo posible, y que estimule el pezón, llevarle en portabebé…

Si el bebé se agarra al pecho podemos usar un relactador, donde se pone la leche (extraída o artificial) que le vamos a dar y que tomará a la vez que toma el pecho, a la vez que estimula el pecho con su succión. A mamar se aprende mamando. Es una opción buenísima.


 

Hay que ver cómo se le ha dado la leche hasta entonces al bebé. Con un biberón es más difícil que se acostumbren de nuevo al pecho, pero no imposible. Podemos ir dejando los biberones y dar el alimento con otros métodos. Personalmente me gusta mucho jeringa-dedo porque sirve de estimulación y es una buena transición entre el biberón y el pecho. Aumentar el contacto piel con piel hasta que acepte el pecho. Mientras debemos trabajar con la producción, haciendo extracciones frecuentes tanto a mano como con extractor.

No podemos generalizar pues cada caso será distinto según sus circunstancias. Por eso es importante que te dejes guiar por un profesional, será más sencillo con apoyo.

Cada gota es oro blanco. Una sola gota ya tiene inmunoglobulinas y anticuerpos que no tiene la leche artificial. Merece la pena.

Compartir

sábado, 22 de agosto de 2020

"Finger feeder" o técnica de la jeringa-dedo

O jeringa-sonda. En inglés finger-feeder.

Usamos este método de dar la leche al bebé para no usar biberón y porque es un método que no solo no interfiere en la lactancia, sino que además estimula la succión, sirve de fisioterapia de succión.

Si no puedo amamantar directamente porque duele el pecho, hay heridas o grietas, separación puntual, etc, es mucho mejor darle la leche (mejor extraída, pero también puede ser artificial) con esta sencilla técnica.

 

Coloco el dedo en la boca del bebé suavemente, sólo la primera falange, con la yema hacia el paladar. Espero a notar que me succiona, que aprieta por todas las partes de la boca, y me aseguro de colocarle los labios bien, evertidos, tal y como sería en el pecho. El dedo hace un poco palanca hacia arriba y con el mismo nudillo del dedo hago un poco de presión en el labio inferior para que quede la boca bastante abierta.

Cuando la succión a dedo es correcta podemos introducir con cuidado la sonda o la pieza de silicona añadida a la jeringa hasta el límite del dedo por un lateral. No por encima o debajo del dedo, sino bien pegada al dedo por el lado. Y sin sobrepasar la punta del dedo.

Cuando el bebé succione presionamos un poco el émbolo de la jeringa para que salga leche. A veces ni hace falta porque el bebé succiona con tanta fuerza que es capaz de mover el émbolo solo. Si el bebé hace pausa para respiración o descanso, pausamos nosotros también.

Digamos que es la forma más fisiológica de dar leche al bebé después de la natural que es el pecho.

 

En el mercado hay varios artilugios y/o maneras de hacernos con una sonda. He tenido mamás sanitarias, que trabajaban en hospital o farmacia y tenían acceso a sondas de distintos tipos para añadir a la jeringa. Pero en otros casos hay que adquirir un “Finger Feeder” de la marca Medela o bien una sonda, que es más difícil de conseguir.

Los finger los venden en paquetes de 5, y realmente sólo vas a necesitar uno, dos a lo sumo. Al ser un pack de 5 sale muy caro, aunque los padres en estas situaciones no solemos poner pegas a la hora de gastar para nuestro hijo.



Y las sondas son difícil de conseguir en farmacia, normalmente te las tienen que pedir. Hay que saber qué numeración… En la consulta de lactancia tu IBCLC te podrá facilitar todos estos materiales de una forma rápida y más barata. Piensa que es lo que hacemos todos los días y tenemos acceso a esos materiales.

La técnica es realmente sencilla. Puede parecer rara al principio, o aparatosa. Pero todas familias que lo prueban se acaban apañando muy bien. Desde luego es menos engorroso que un biberón. A veces puede necesitarse, al menos al principio, de dos personas, una para sujetar al bebé y otra para usar la jeringa. Pero colocando al bebé semisentado con protección lateral, en una hamaquita por ejemplo, o rodeado de un cojín de lactancia, a una altura adecuada, por ejemplo la altura de un cambiador, es posible y fácil hacerlo una persona sola.

También he visto papás y mamás que estando sentados se colocaban al bebé en las piernas, con los pies un poco elevados sobre un taburete, y ofrecer así la leche.

Papá haciendo jeringa-dedo

 

Compartir

lunes, 3 de agosto de 2020

Consultas de lactancia en agosto

Agosto es el mes de por excelencia para las vacaciones de verano (en nuestra zona). Pero no todo el mundo se va este mes.

Teniendo en cuenta que las mujeres seguimos pariendo, criando y lactando en agosto igual que el resto del año, alguien tiene que quedare de guardia para atender todas esas dudas y problemas que puedan surgir.

Además este verano, con la enfermedad COVID19 rondando nuestra vidas, todo parece más complicado.

Por eso te ofrezco mi ayuda y experiencia y no cierro en agosto. Tanto las consultas online como las consultas presenciales estarán operativas.

Para las consultas online solo tiene que enviarme un WhatsApp y concretamos la hora para hacer videollamada o llamada.

Para las consultas presenciales desde cualquier punto de la geografía española, (especialmente provincias de Madrid, Segovia, Soria, Palencia, Valladolid, Burgos, La Rioja, Álava y Cantabria por cercanía) pide tu cita.

Sólo tienes que tener en cuenta que:
  • Hay que venir con mascarilla.
  • Pueden venir dos adultos con el bebé.
  • Si utilizas sacaleches, o pezoneras, o cualquier artilugio; o bien si das leche artificial, biberón o suplemento, tendrás que traerlo todo.
  • La consulta durará dos horas o algo más. Tenlo en cuenta para reservar un sitio para comer, o por el viaje de vuelta, o si tienes otros hijos mayores.
  • Los pagos mejor por bizum, paypal o transferencia.
  • Si tuvieras síntomas justo antes de venir, mejor avisa y cambiamos la cita o la hacemos online.


Compartir