miércoles, 15 de febrero de 2017

Pezoneras de cera: otro engaño para las madres

No valen para nada. Empiezo resumiendo por si tienes poco tiempo para leer porque tienes un bebé en los brazos y en la teta.

Si estás pensando que quizá unas pezoneras de cera te pueden ayudar en tus grietas, te aconsejo que acudas a un especialista en lactancia para que te ofrezca una ayuda real y soluciones tu problema a la primera sin dar palos de ciego. Si no puede ser presencial, puedes consultar on-line, vía WhastApp, Skype o mail. Pero no es necesario que uses ni pruebes tantos artefactos que pretenden vendernos y que no valen para nada.

Sólo sirven para sacarnos los cuartos… Todas estas trampas comerciales e inútiles las han probado mis pechos en mi primera lactancia… Doy fe como madre que tuvo grietas que no funcionan. Doy fe como IBCLC especialista en lactancia, que no funcionan. E incluso que pueden ser perjudiciales, ¡y no sólo para los bolsillos!

Las pezoneras de cera de abeja son otro timo, que puedes encontrar desde 6 a 20 euros y pico, pero sobre todo, son un peligro para el bebé. Como todas sabemos un trozo de cera no puede curar nada y por supuesto no va a evitar las grietas que ya sabemos cómo se evitan. Aunque lo peor como digo es el riesgo de que tengan esporas del botulismo. Un niño no debe probar la miel antes del año. (Y después, con cautela añadiría...)

Las anuncian como hidratantes para usar semanas antes del parto, ¡¡incluso meses!! así como para prevenir y curar grietas. ¡Qué barbaridad! Amigas, las grietas se previenen con una buena posición. Y se curan con una buena posición o atajando la causa que las provocó (además de la mala posición las grietas pueden estar provocadas por otras causas como anquiloglosia, o pezones invertidos, o problemas de succión del bebé). Y en cuanto a hidratación, no es necesario hacer nada antes del parto con los pezones, ni tampoco después. Sobra con la higiene habitual. He leído muchos foros recomendando su uso y dando consejos totalmente desfasados en cuanto a lactancia. Por favor, informaos bien con un profesional. Quien las fabrica sólo quiere vender su producto, le da igual lo demás. No hay que fiarse así a bote pronto, de cualquiera.

Además, su uso no es recomendado porque no se airea el pezón y la humedad y calor son caldo de cultivo para otras bacterias. O sea, pueden provocar justamente lo que dicen que evitan.

En cuanto a la miel (al igual que otros endulzantes) puede ser también extremadamente peligrosa para los bebés. Esto se debe a que al mezclarse con los jugos digestivos no ácidos del niño se crea un ambiente ideal para el crecimiento de las esporas Clostridium botulinum, que producen toxinas. Las esporas del botulismo son de las pocas bacterias que sobreviven en la miel, pero se encuentran también ampliamente presentes en el medio ambiente. Aunque dichas esporas son inofensivas para los adultos, debido a su acidez estomacal, el sistema digestivo de los niños pequeños no se halla lo suficientemente desarrollado para destruirlas, por lo que las esporas pueden potencialmente causar botulismo infantil. Por esta razón se aconseja no alimentar con miel ni ningún otro endulzante a los niños menores de 12 meses.

Aunque últimamente leo que algunas marcas de este tipo de pezoneras, no todas, dicen que no llevan más que aroma de miel pero no miel propiamente. En cualquier caso, no son necesarias para nada. Y, aunque no tuvieran el riesgo mencionado, desde luego no valen ni para prevenir ni para curar las grietas, así que no tiene sentido su uso. No sé ni cómo está permitida su venta…

Relacionado:
Productos innecesarios para la mamá
Pezoneras de plata: otro engaño para las madres

No hay comentarios:

Publicar un comentario