lunes, 30 de enero de 2017

Productos innecesarios (para la mamá)

No voy a hablar de los trastos que nos venden o pretender vender cuando somos o vamos a ser mamás, que son muchos. Eso dará para otro artículo.

O nos ofrecen curas milagrosas para las grietas, como las pezoneras de plata, o las pezoneras de cera, o la famosa crema de lanolina, que desde luego para curar grietas es para lo último que podría valer, y tampoco vale para prevenirlas. Sin embargo está en el "lote" de todas las embarazadas y recién paridas.

Voy a hablar de los productos que nos quieren vender para la lactancia, para hacernos creer que vamos a producir mejor leche, o más cantidad de leche.

Si sus creadores dicen que estos productos aumentan la cantidad de leche: ¡huye de ellos!

Si dicen que aumenta la calidad de la leche, ¡huye de ellos!



¿Por qué? Porque el cuerpo de una mamífera, o sea, tú, es muy sabio y produce lo que tiene que producir. La lactancia funciona fundamentalmente con tres hormonas, la oxitocina, la prolactina y el FIL. Y una clave en la lactancia es: a más succión, mayor producción. No hay absolutamente ningún producto que aumente tu producción de leche. Imagínate que hubiera un alimento que así lo hiciera. Imagina que tú no lo sabes, imagina que lo tomas porque está en tu alimentación, y resulta que te aumenta la producción. ¿Qué pasaría? Que tendrías un excedente de leche o una ingurgitación en el peor de los casos con riesgo de mastitis. 

Si realmente necesitas producir más leche porque hay un problema (poco aumento de peso del bebé, hipoplasia, hipogalactia verdadera…) entonces hay maneras de enseñar y ayudar a tu cuerpo a que aumente la producción. Pero desde luego no va a ser ninguna pastilla mágica. En pocos casos se puede precisar el uso de galactogogos reales, prescritos por un médico especialista en lactancia, pero si es necesario desde luego siempre va unido a una extracción eficaz y frecuente. Lo único que hace aumentar la producción es un frecuente y buen vaciado del pecho.

¿Para qué quieres tener más leche? ¿Necesitas realmente tener más leche? Asegúrate de que tu bebé mama bien, en buena posición, y sobre todo a demanda, y entonces tendrás la leche que necesitas...

El complemento de yodo es lo único necesario en la lactancia, (y aun así hay controversia al respecto). O el hierro si en las analíticas post-parto se ha visto que tienes carencia. O vitamina B12 si eres vegana. Además de una alimentación correcta, obviamente.

Yoduk cuesta aproximadamente 3 euros sin receta. Pero con receta 1 euro. Todo lo demás que quieran venderte, es innecesario. Existen en el mercado muchísimos complementos vitamínicos que se venden o anuncian específicos para lactancia. Todos a precio de oro: Natalben, unos 17€; Gestagyn Lactancia, Promil, Femasvit Lactancia, Prenavant, Ginecomplex…

No necesitas esos complementos. 


Y si tienes la sensación de poca leche o tu bebé no está cogiendo el peso esperado, consulta a una especialista, no te gastes el dinero en productos innecesarios.


Relacionado:
Productos innecesarios (para el bebé)
Productos que sí recomiendo

No hay comentarios:

Publicar un comentario