domingo, 18 de julio de 2021

Me duele el pecho

Supongo que a estas alturas (si has llegado hasta aquí es porque estás embarazada o acabas de tener un bebé) ya has leído que dar el pecho no debe doler. Así es. Efectivamente no debe doler, nunca, nada. Pero en la práctica vemos que somos muchas las mujeres a las que nos duele, o nos ha dolido al principio. Y a veces no solo al principio, sino durante mucho tiempo.

Puede que nos duela los primeros días o semanas, sobre todo con la subida de la leche porque los pechos se hinchan y se sienten llenos. (Haciendo una lactancia a demanda desde el minuto cero, no tiene por qué notarse la ingurgitación.)

Las grietas se pueden producir también en los primeros momentos. ¡¡Eso sí que duele!! porque realmente es una herida abierta en pleno pezón o areola. (¿Cómo tratas una herida abierta en otra parte del cuerpo...? Seguro que no te pones crema ni lanolina, ¿a qué no?)

No debería doler porque el pecho está preparado para el amamantamiento, es su función primera y natural. Y el bebé al nacer, como cachorro de mamífero que es, también está preparado para mamar.

Pero entonces, ¿por qué duele? 

Podríamos resumirlo en dos causas principales: 

1.-Mala técnica, es decir que el bebé no se engancha bien porque no me lo pongo bien al pecho, abre poco la boca... Tomas restringidas con horarios... Malos consejos... Interferencias como chupetas o "biberones de apoyo"...

2.-Problemas mecánicos de succión debidos a problemas físicos, por ejemplo un frenillo, retrognatia... o de la madre, pezones planos...

Si duele, es que algo va mal. Eso seguro. Lo primero que deberías hacer es buscar ayuda. Lo ideal sería que en el embarazo ya tuvieras contacto con una IBCLC para tener una idea de lo que se viene al ser mamá. Pero si no lo has hecho en el embarazo, busca ayuda en cuanto nazca el bebé o a la mínima señal de dolor.

Hay muchas lactancias que van bien y no necesitan ayuda, pero si duele, mejor arreglarlo, ¿no crees?

Lo primero en que hay que fijarse es en un buen agarre. Un agarre en condiciones, con la boca bien abierta y gran parte de la areola dentro de la boca, además de evitar que duela, hará que el bebé saque más leche, que se sacie antes y que el pecho produzca más leche.

Y además hay que mirar la boquita del bebé y también el pecho de mamá. He visto decenas de mujeres en consulta que vienen diciendo que les duele, pero que en el hospital o en el pediatra les han dicho que está bien agarrado...

No debe doler

 Recuerda, todo tiene arreglo, busca ayuda lo antes posible.

Puedes dejar un comentario aquí abajo, una reseña en este enlace y seguirme en instagram




Comparte por:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No olvides dejar un mail para poder responderte, gracias.