sábado, 28 de diciembre de 2019

Callo de succión, (callo o ampolla de lactancia)


Me he encontrado en la consulta algunas mujeres, sobre todo abuelas, que consideraban que el hecho de que el bebé tuviera callo de lactancia es algo normal en el proceso de amamantar. Esto no es así.

Un agarre incorrecto debido a una mala posición o bien a un problema anatómico del bebé (frenillo lingual) pueden producir este callo en la parte central del labio superior. Pero a veces, como en la foto, también en los lados del labio superior. Esto ocurre porque el bebé no consigue agarrarse bien y compensa los movimientos que no puede hacer con la lengua apretando fuerte los labios, como chupando. Algunas madre refieren claramente esa sensación del labio apretando. Otras veces es con la encía y las madres dicen que les muerde. Todo es signo de un mal agarre.

Muchas veces es por un frenillo labial superior que impide que labio evierta y haga un buen sellado con el pecho. Se oye chasquido. Esto es un círculo vicioso porque si hace mal sellado el bebé aprieta más, y como no sella entra aire y no se consigue el vacío, y al entrar aire el bebé además de no sacar la leche bien está tragando aire, lo cual le puede producir malestar y cólicos… Y no se acaba nunca.

Los primeros días sí puede haber un poquito de callo labial debido a lo fina que es la piel de los labios. Pero si este callo persiste más allá de unos días, es indicador de un problema.

También puede haber callo en el labio inferior aunque es mucho más frecuente verlo en el superior.
Al bebé no le duele ni molesta el callo. Pero es más que posible que la madre tenga grietas y dolores, por lo tanto hay que actuar.

¿Qué hacer?

Lo principal es asegurar un buen agarre. Hay distintas técnicas y trucos que pueden ayudarnos. Y desde luego acudir a un profesional que lo valore para que nos ayude a la re-colocación o re-enganche, y porque quizás se pueda intervenir quirúrgicamente.

Y sobre todo asegurar la ingesta del bebé y comprobar que realmente está obteniendo la cantidad de leche que necesita. Así como evitar el dolor a la mamá.

Hay veces que el bebé engorda bien y la madre no tiene dolor, y sin embargo el callo persiste. Puede ser un problema de posición, que no es "perfecta" digamos, pero que no causa problemas. Si es así, tampoco pasaría nada. Pero siempre es aconsejable un seguimiento por parte de un profesional de la lactancia.

Compartir

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario con un mail para poder responderte, gracias.