miércoles, 28 de mayo de 2014

Agradecimiento de un madre (mesa electoral y lactancia)


De bien nacido es ser agradecido, eso es algo que me enseñaron mis padres, así que aquí estoy para dar las gracias a esas personas que hacen que, aunque el sistema no funcione, siga pudiendo creer en la gente, que te encuentras buenas personas que hacen que las cosas funcionen por conciencia, no por interés…

Y eso fue lo que me encontré en las urnas, entre los que estábamos allí para cumplir con nuestras obligaciones. Acudimos todos, incluidos mi bebé y yo, a las 8 de la mañana para configurar las mesas. Nadie entendía por qué tenía que estar allí con un niño pequeño, y mucho menos lo entendían con la casuística que les expliqué. Hasta dónde llega el corazón que una de las suplentes (2ª suplente de 2º vocal) se presentó voluntaria para cubrir mi puesto. Inicialmente desde el ayuntamiento no nos lo permitieron, pero al final, gracias a una Policía Nacional y una de las trabajadoras del ayuntamiento que, con mucho corazón y cabeza que hicieron entender a la junta electoral que ese no era sitio para un bebé, que de ninguna de las maneras podía pasar el día allí, y mucho menos esperar a que terminara las funciones de presidenta para poder irse a dormir.

Total que a las 10:30, después de unas cuantas llamadas y peripecias pudimos estar mi pequeño y yo en casa, con una nueva experiencia a la espalda, y el agradecimiento a mis compañeras de mesa por insistir, a mi sustituta por su voluntariedad y a la Policía Nacional y la trabajadora del ayuntamiento por empeñarse y lograr que prime la lógica a la burocracia.

También gracias a todas esas personas que en este camino de lo absurdo me habéis apoyado y me habéis dado ánimos y un hombro en el que descargar la insatisfacción del absurdo del sistema.

GRACIAS
Maira Chicote de Miguel


Comparte por:

No hay comentarios:

Publicar un comentario