viernes, 25 de mayo de 2018

Biberón y teta

Acabas de tener un bebé y estás dando biberón y teta.

¿Estás haciéndolo así porque quieres?

¿O te has visto obligada a darle biberón porque veías que no tenía suficiente con la teta?

Si es así porque quieres, no digo nada.





Pero si no era tu deseo dar biberón y teta a la vez te invito a que revises un par de puntos. 

Lo primero a revisar sería la postura, ¿cómo le das? ¿Cómo pone la boca? ¿La abre poco? ¿Estás cómoda? ¿Tienes dolor? ¿Grietas? ¿Pinchazos? ¿Sale el pezón aplastado, blanco?

Y tu pecho, ¿cómo es? ¿los pezones son planos o les cuesta salir? ¿alguna operación o golpe en la zona?

¿Eres diabética? ¿Obesa? ¿Has tenido problema de tiroides?

¿Cómo es la boquita del bebé? ¿Tiene callo en los labios? ¿Acaso en el de arriba? ¿Alguien le ha valorado la lengua? ¿La succión? ¿Está cogiendo peso?

¿Cómo ha ido el embarazo? ¿Es una FIV? ¿Inseminación artificial? ¿Ovodonación?

¿Y el parto cómo fue?

¿Tienes ayuda o apoyo de tu pareja o familia? 



Si quieres seguir adelante con la lactancia has de saber que todo tiene remedio. Y cuanto antes se aborden los problemas, antes se llega a la solución. Si tu deseo es mantener la lactancia o conseguir la lactancia exclusiva, no dudes en consultar con un profesional. Si no puede ser presencial, también las consultas virtuales pueden ser mu eficaces.






No hay comentarios:

Publicar un comentario