viernes, 12 de mayo de 2017

Probióticos, hasta en la sopa

No me he parado a investigar si hay probióticos en las sopas… que ya no me extraña que pongan de todo en cualquier preparado alimenticio. Ahí están los alimentos funcionales. ¿No ponen lactobacillus y bifidobacterium, (probióticos) en los yogures…? Pues quizá también los pongan en la sopa.

Pero no quiero hablar de eso. Uso el título como expresión castellana de algo que “está en todas partes”.

Casi cada día me llegan bebés que están recibiendo probióticos por supuestos cólicos. Y me llegan mamás que están tomando probióticos sin ton ni son. Entre el 85% y el 90% de las madres que acuden a la consulta, me dicen que han salido el hospital tomando probióticos porque alguien allí, (a veces matrona, a veces ginecólogo, a veces pediatra, a veces enfermera, a veces ningún sanitario sino una visita) le ha recomendado tomarlos para prevenir mastitis. ¿Prevenir? ¡¡Madre del amor!! Incluso muchas de ellas me comentan que se han llevado del hospital la cajita o cajitas de muestras regaladas.

Algunas madres que he atendido venían tomando una dosis especialmente alta de los probióticos más conocidos para la lactancia. He tenido varios casos de mujeres que tomaban entre 6 y 8 al día. ¡Qué barbaridad! Así que estas madres tenían un desequilibrio tremendo en su flora bacteriana… Y también tenían una mastitis que no curaba desde hacía ya semanas a pesar de tomar dos tandas de antibióticos y los ya mencionados probióticos. Abordaje integral a estas diadas madre-bebé, mastitis tratadas con el antibiótico adecuado y por el tiempo adecuado y dejar los probióticos, y mano de santo.  ¿En estos casos qué fue primero, la mastitis o el probiótico…?

Los probióticos no son la panacea. Primero, y siempre, hay que valorar si hay o no problemas en la lactancia. Y qué tipo de problemas. En ese inicio de lactancia.  En el mismo hospital o nada más salir a ser posible.  Luego, si existe problema, tratarlo, buscar la causa. Pero nunca sustituir la atención del especialista por probióticos tomados a granel… e incluso a veces por períodos larguísimos de tiempo.  Si hay frenillo, habrá que echar un cable para que no interfiera en la lactancia, cortando o haciendo terapia miofuncional o cambios posturales o técnicas de suplementación, o todo a la vez… Si hay mastitis, tratarlas, usando los protocolos aprobados adecuados; si el agarre está mal pues ayudar a que mejore; si hay una perla pues tratarla; si grietas, tratarlas...

No todas las lactancias cursan con mastitis. Ni mucho menos. No hay por qué tener mastitis. ¿Qué sentido tiene tomar probióticos por si acaso? Y menos sabiendo que lo único que previene la mastitis es un adecuado y frecuente vaciado del pecho.

Todavía no ha sido constatada su eficacia, ni las dosis ni el tiempo de administración. Faltan estudios serios y contrastados que nos indiquen su uso. Y tampoco estamos seguras de que no sean perjudiciales a medio o largo plazo. No se trata de un placebo, y no conocemos las consecuencias de tomar tanta cantidad. Sí que es cierto que muchas veces funcionan o han funcionado, pero después de haber realizado también otras acciones: apoyo emocional, postural, antibiótico… Entonces, ¿ha funcionado realmente? ¿o han sido las demás actuaciones? La lactancia dolorosa necesita una atención integral que abarca muchos campos.


Resumiendo, los probióticos pueden ayudar en algunos casos, después de haber valorado muchos factores. Pero no se pueden tomar a la ligera, así como así, ni por sistema nada más dar a luz, ni para prevenir, ni en dosis no adecuadas.

Siempre, pregunta al especialista.


No hay comentarios:

Publicar un comentario